22.12.08

Navidades Socialistas

"Navidades Socialistas" es otro artículo brillante de mi columnista preferido, mi radical de las letras, mi extremista preferido, Carlos Tena, desde Cuba.

Navidades Socialistas

Madrid es una fiesta. España se viste de Papá Noel, y los adornos navideños inundan calles, plazas y mercados, edificios públicos y árboles, pero siempre en número menor que las cámaras de televisión instaladas en todas las ciudades. Curiosamente existen muchas más en el País Vasco, que es donde el negocio de magnificar las cada día más gratuitas actividades de ETA, produce sabrosos dividendos a empresas de tecnología punta (antiterrorista claro) traficantes de heroína, cocaína colombiana de los jardines de Uribe, de agentes de seguridad privados, de armamento sofisticado, de informática, etc. Todo, menos ponerse de verdad “pa’ las cosas” que decimos en Cuba cuando se habla de dedicarse a trabajar con ahínco en algo; y en este caso, por acabar con esa lacra de sangre y dolor en la sociedad vasca que dura ya 40 años.
Pero ya se sabe que negociar es asunto que el Rey rechaza de plano. Borbónicamente, como corresponde a su ralea, una de las más lamentables de la historia, aunque todas las monarquías son asesinas por definición, su nada graciosa majestad amonesta a todo aquel al que se le ocurra mentar una posible Mesa de Negociación, o le recuerde que Franco fue mil veces más asesino que todas las ETAS y GRAPOS del pasado y presente. La inutilidad de las condenas, de las detenciones, de los apresamientos, de los ordenadores requisados a sus militantes, de la criminalización de ciudadanos inocentes, de la ilegalización bastarda de partidos políticos, en base a leyes que ruborizan a los verdaderos demócratas, no han valido absolutamente para nada. ETA sigue matando y una parte nada despreciable de la sociedad vasca calla y no condena. La persecución y acoso de colectivos votados por un importante sector del pueblo vasco en determinados ayuntamientos, no aportará ningún elemento positivo para la solución del conflicto en Euskadi, excepto la infantil satisfacción de expulsar de los consistorios a alcaldes y/o concejales de ANV y EHAK, por el hecho de no haber condenado los atentados de esos comandos que no cesan de brotar en aquella nación.

¿Todo el que calla es sospechoso de apoyar la violencia? En absoluto: ya lo explicó con precisión y rigor Javier Pérez Royo, catedrático de Derecho Constitucional, en un impecable análisis aparecido en 2002 en el diario El País, cuando este no era como el Alcázar, pero hoy es El Pis. Se titulaba El derecho de Batasuna a no condenar*, como suele hacer un ejecutivo cuando las muertes las provoca una empresa, o un fallo imperdonable de sus expertos, como las acaecidas en fechas recientes, por quemaduras derivadas de una explosión de gas, que tuvo lugar la madrugada del pasado día 3 en el barrio de Can' Espinós de Gavà (Catalunya). A eso yo lo llamo terrorismo empresarial, pero los políticos no condenan, callan acogiéndose a su elección de no hacerlo, sino que lamentan lo sucedido; como hace pocos meses, cuando el vuelo JKK 5022 de la compañía Spanair cayó a tierra, dejando 153 muertos, entre ellas una querida amiga. En esos casos se investiga, se analiza, se rellenan papeles para las indemnizaciones a que haya lugar (el gobierno aplica el siniestro Las penas con cheque son menos), pero no se detiene a nadie, y menos a los ejecutivos de la empresa dueña del aparato siniestrado o de la planta suministradora de gas. Es otro tipo de terrorismo que suele denominarse accidente. Cuando se halle a los/las responsables, los deudos ya habrán sanado de sus heridas emocionales. Y una justicia lenta, no es justicia.

Leer más aquí





Las Navidades estan aquí. Fechas de familia, fraternidad, amistad, sollozos, pena, desolación, mentiras, falsedad, mercaderes, consumo, jamadas y demas tropelias del calendario. Definitivamente no me gusta la Navidad. Feliz y antifeliz Navidad.
Mañana entrada especial Anti Natividad. No os la perdais.

Os dejo con un video musical. Jesucristo Garcia.




Besos y Agur

No hay comentarios: