20.11.08

"Ayer licenciados, hoy graduados, mañana precariedad"




Ahir Licenciat, Avui Graduat, Demá precarietat. Aturem Bolonia.
Asi es el lema de las protestas de miles de jovenes universitarios que hoy se manifestaban en el centro de Barcelona contra el Plan Bolonia.

Muchos nos preguntamos que es esto del Plan Bolonia. Basicamente dar a las empresas y corporaciones las riendas de la enseñanza superior.

El Plan Bolonia consiste en una radical reconversión del sistema universitario público, que tiene como principal punto de partida la entrada en la Universidad de los grupos empresariales y financieros y la adecuación de la misma a la lógica mercantil que rige el funcionamiento de éstos. Ejemplo concreto de los cambios que se avecinan es el Real Decreto promulgado por el Ejecutivo Zapatero el 29 de octubre de 2007 y que establece alguna de las funciones de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). La ANECA, constituida en buena medida por profesionales representantes del mundo empresarial, estará capacitada para "elaborar informes sobre los planes de estudio universitarios que tendrán carácter preceptivo y determinante". Según este decreto, si un plan de estudios no supera la fiscalización de dicho organismo "se considerará extinguido y perderá su carácter oficial y validez en todo el territorio nacional". Es decir, que serán los nuevos mecenas los encargados de decretar qué conocimientos merecen ser impartidos y cuáles deben desaparecer por no ser útiles a las exigencias del "mercado". Los intentos por parte de la Administración central de eliminar algunas carreras como Historia del Arte y otras mal llamadas "Humanidades", por su insuficiente rentabilidad, forman parte de esta contrarreforma educativa, que confunde interesadamente la utilidad social con la cuenta de resultados de algunas empresas privadas.

El Plan Bolonia es un punto de inflexión en las poíticas neoliberales de la UE, en contra de las clases desfavorecidas, en contra de la gran mayoria de hijos de trabajadores, en contra de la igualdad de oportunidades para todos. Es, en definitiva un espaldarazo hacia la educación de pago, hacia la creación de élites socioculturales, hacia la definitiva creación de una gran masa de asalariados baratos para seguir en la espiral consumista-mediático-policial a la que nos encaminamos lentamente y con sigilo.

Y yo me pregunto. ¿Que piensan estos señores? ¿Donde esta el problema?
Los historiadores, para que, todo el dia que si la memoria, que si revision histórica, que si miremos al pasado para comprender el futuro. No de eso nada. No sirve para las empresas del poder. Los filosofos otro tanto de lo mismo, no hacen mas que encender la llama de la rebelión contra nuestro precioso mundo consumo. Los artistas. ¿Para que? Siempre confabulando contra el sistema. Los que necesitamos son trepas sin escrúpulos, gente capaz de vender a su madre por un carro bmw, hombres destinados al poder de nuestras poderosas empresas de consumo.
¿Hasta qué punto conocen los estudiantes el tema? Existe todavía una gran desinformación. La lucha es precisamente contra eso, porque estoy seguro de que, como pasa con tantas otras cosas, si la gente supiera la verdad, estallaría. Mucha gente tiene miedo a hablar de privatización, algunos se inventan extrañas palabras para referirse a lo que esta pasando. Creen que un servicio sólo puede ser o público o privado. La realidad dice a gritos otra cosa. En las universidades, la copistería, la seguridad o la limpieza ya son privadas. No son del Estado, sino servicios subcontratados. La universidad ya es semi-privada, y la palabra privatización, dicha así, señala justamente un proceso. Bolonia aumenta el grado de privatización de la universidad: técnicas de gestión privadas, financiación competitiva, préstamos bancarios a devolver, cátedras-empresa.

En mis dias de universitario todo esto se veia venir. Se comenzaba a privatizar todos los servicios que se pudieran a empresas de dudoso curriculum y con extrañas conexiones parapoliticas. La policia entraba en el recinto universitario cada vez que alguien alzaba el puño. Las constantes confrontaciones entre profesorado fijo y precario afloraban y la repercusión en la enseñanza era claramente negativa. En la UPV (Universidad del Pais Vasco), el conflicto político llegaba a las aulas desde el profesorado y desde los alumnos con un grave deterioro en la convivencia. Ademas ETA tomo partido mas de una vez, colocando algun explosivo en la facultad de Audiovisuales, donde yo estudiaba, y provocando una espiral de desconfianza entre profesores de una ideologia y de otra.
Queda claro que la universidad deberia ser un lugar de reflexión y de dialogo. Todos deben ser escuchados. Recuerdo un par de asambleas en alguno de los conflictos durante mi etapa estudiantil. Lo cierto es que eso era democracia real. Cada una se representaba en sus ideas y todos podian hablar, aunque al final no sirviese para mucho. Era una especie de pantomima en la que te reias mucho de algunos descerebrados que tomaban la palabra para soltar incongruencias. Pero ya lo digo. Asi deberia ser. Un hombre, una voz. Y si no te gusta que venga el de Telefonica y Repsol YPF y te diga lo que debes hacer y estudiar para graduarte y cuanto debes pagar para hacer un maravilloso Master de postgrado que te abrira las puertas a un salario dosmileurista o quizas teniendo buenos contactos y con buenas notas tresmileurista.
Esto es el Plan Bolonia. O lo tomas o lo dejas y a graduarte para mileurista.



En realidad, ahora mismo, es la educación de nuestros hijos lo que está en juego. Puede sonar a demagogia, pero lo triste es que la demagogia sea cierta o hasta se quede corta por culpa de estos cabrones. Debemos mirar por la próxima generación de estudiantes y atacar a los que planean vender la universidad por cuatro duros.


Las movilizaciones contra el Plan Bolonia son un hecho. Hoy, una gran protesta se encaminaba hacia las ramblas cuando los mossos detuvieron la marcha con una carga policial a los estudiantes que se manifestaban en el centro de Barcelona.
Las imagenes las hemos visto miles de veces. Ciudadanos indefensos enfrentandose a un ejercito de señores uniformados y preparados para dar ostias, con el visto bueno del político de turno. En este caso el progresista y de izquierdas, Sr Saura, ministro de los policias de Catalunya.
Centenares de estudiantes han tomado la UAB y otras universidades en Barcelona.
Pero mucho me temo que esto ya no lo para nada, ni nadie, por mucha protesta y mucha movilización. Espero que no. Por el bien de nuestra sociedad y de los trabajadores del mañana, No a Bolonia.

El texto en cursiva lo podeis leer integarmente Aquí.

Fotos de la manifestación Aquí.

Video de la carga policial contra estudiantes.




Besos y animo a los estudiantes que se dejan dar de ostias para cambiar el curso de las cosas.
Agur

1 comentario:

Pequeno troiteiro dijo...

puff y los informáticos la llevamos clara como no hagamos algo! Habría que parar todos los sistemas que llevamos, ya verás como al pararse el país se nos iba a escuchar..